12 hábitos para disfrutar de una vida saludable

Si quieres disfrutar de una vida saludable, larga y feliz te diré que con una alimentación saludable y unos hábitos de vida saludable concretos puedes lograrlo.

De hecho, si lo haces, tendrás un estilo de vida sana que te aportará mucha vitalidad y energía tal y como el que disfrutan las personas de las poblaciones más longevas del mundo.

Sinceramente no soy un experto en nutrición, ni en alimentación pero puedo asegurarte que tras incorporar los 12 hábitos de una vida saludable a mi vida en pocas semanas he tenido una experiencia reveladora.

Tengo más energía y vitalidad que nunca. Y me encuentro perfectamente.

¿Cómo he aprendido los hábitos de vida saludable?

Básicamente hace un tiempo disfruté con la lectura del libro Los Secretos de La Eterna Juventud: Descubra y Practique La Dieta de las Poblaciónes Mas Longevas Del Mundo de Sally Beare y al finalizarlo, decidí incorporar (por probar) a mi alimentación diaria los secretos revelados en este magnífico libro.

Quería probar si era verdad que con unos hábitos de alimentación saludable ganaba vitalidad, energía y calidad de vida y además tenía curiosidad de ver cómo me afectaba a mí personalmente unos hábitos de vida saludable.

El caso es que tras unas pocas semanas de seguir los secretos de una vida saludable me siento mucho mejor y por esta razón te recomiendo que leas el libro y que empieces desde hoy mismo a incorporar estos hábitos saludables a tu día a día.

Yo he cambiado mis hábitos alimenticios y te aseguro que me siento con mucha más energía y vitalidad gracias a los 12 hábitos para disfrutar de una vida saludable que te contaré a continuación.

12 hábitos de vida saludable

Los 12 hábitos de vida saludable

El libro está basado en varios estudios profesionales de alimentación y sobre todo en las dietas que siguen las 5 poblaciones más longevas del mundo.

Del texto se extrae que si sigues estos secretos de una vida saludable los beneficios serán increíbles.

Beneficios tales como una juventud prolongada, una vida larga, mucha energía, un aspecto joven, una figura esbelta, una visión mental positiva, un coeficiente intelectual más alto, un intestino más sano, una menstruación sin dolor, una piel más limpia y sana, un pelo brillante y reluciente, un sistema inmunológico fuerte, unos hijos sanos y menos probabilidad de padecer enfermedades crónicas graves como cáncer, enfermedades cardíacas, embolias, diabetes y alzhéimer.

Sinceramente no sé si todo es tan perfecto como suena pero te aseguro que tras pocas semanas de aplicar estos hábitos alimenticios, yo con mis 29 años, 182 cm y mis 86kg me siento genial, con actitud positiva y sobretodo con más energía vital que antes.

Por eso insisto muy sinceramente a que pruebes a incorporar las siguientes hábitos de vida saludable a tu día a día y que me cuentes cómo te ha ido al cabo de unas semanas.

#1. Come solo aquello que necesitas

Intenta no tomar más de 2200 calorías por día de alimentos ricos en nutrientes. Aunque depende del tamaño y ejercicio de cada uno es importante que no te llenes.

Come hasta que estés al 80% de lleno.

Productos tales como la fruta, verdura, cereales integrales, incluyendo ácidos grasos esenciales de aceite de pescado, frutos secos, semillas y aceite de semillas y de oliva prensado en frío.

#2. Come una gran variedad de frutas y verduras

Come de 5 a 10 raciones de fruta y verdura fresca al día.

Intenta comer varios alimentos de colores distintos con cada comida para tomar todo el espectro de antioxidantes antienvejecimiento que necesitas para combatir los radicales libres que se generan al comer.

Por otro lado, puedes beber vino tinto ya que es rico en antioxidantes. Eso sí, limita la ingestión a un vaso por día (mujeres) o a 2 vasos por día (hombres).

#3. Contra más alimentos crudos mejor

Toma alimentos crudos en forma de ensaladas y fruta fresca por su alto valor en nutrientes y contenido en enzimas.

Al cocinar los productos se destruyen las propiedades y los nutrientes así que intenta cocinar lo mínimo los alimentos.

Puedes probar de cocinar al vapor, es mejor.

#4. Debes comer menos carne y sustituirla por más proteína vegetal

Reduce el consumo de carne y de productos lácteos, ya que son alimentos ricos en grasas saturadas malas para el cuerpo.

Por el contrario, aumenta la ingestión de la proteína vegetal que te proporciona las legumbres, los frutos secos y las semillas.

#5. Mantenga jóvenes los vasos sanguíneos tomando vitamina C

Mantenga bajos los niveles de colesterol y de homocisteína tomando suficiente vitamina C.

Alimentos con mucha vitamina C son los pimientos, la col, el berro, el brócoli, la papaya, las naranjas, las mandarinas, las fresas y muchos más.

Puedes ver más alimentos que contienen vitamina C aquí.

#6. Come las grasas esenciales apropiadas, evita las saturadas

No todas las grasas son malas. Las grasas esenciales son buenas para el organismo.

Así que toma las grasas esenciales, evita las grasas saturadas y aún más elimina las grasas hidrogenadas, puesto que provocan enfermedades.

Incluye en tu dieta el pescado azul, los frutos secos y las semillas.

Evita la proteína animal y los alimentos procesados.

#7. Come más cereales integrales

Toma cereales integrales como el arroz integral y la harina de trigo integral.

Evita los carbohidratos refinados como el arroz blanco y la harina de trigo refinada.

Los cereales integrales contiene nutrientes muy valiosos que hacen que los niveles de azúcar en la sangre sean estables, mientras que los carbohidratos refinados extraen del cuerpo los nutrientes y provocan fluctuaciones peligrosas en la glucosa de la sangre y en los niveles de insulina.

#8. Bebe mucha agua

Toma 8 vasos de agua al día.

Desintoxícate con regularidad con métodos como el ayuno y la eliminación de toxinas con el sudor y evita sobrecargar el cuerpo con toxinas, contaminación y comida basura.

#9. Toma alimentos orgánicos y evite los artificiales

Come alimentos orgánicos. Contra menos procesos químicos e industriales sufran los alimentos mejor. Evita los alimentos artificiales.

#10. Muévete y haz ejercicio a diario

Intenta caminar entre media hora y una hora al día a un ritmo rápido, practicar deporte o hacer ejercicios aeróbicos cada día.

Prueba la meditación y hacer estiramientos cada día.

#11. Mantén una actitud positiva ante la vida

No hace falta explicación ya que mantener una actitud positiva ante la vida te ayudará a disfrutar de una vida saludable.

#12. Evita las preocupaciones y el estrés

Evita el estrés con métodos como la risa, la meditación y unas relaciones afectuosas satisfactorias.

Una vez alguien me dijo: “Si un problema tiene solución no te preocupes, y si no la tiene tampoco te preocupes”.

En cada situación piensa en lo que tú puedes hacer y hazlo.

Ahora cuéntanos cuales de los 12 hábitos de vida saludable que he comentado brevemente ya utilizas en tu vida diaria y si utilizas alguno otro nos encantará saber cuál es. Te espero en los comentarios del post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *